Loading

Siempre hay otros: Una noche de insomnio

La única lucha que se pierde es aquella que se abandona.
Ché Guevara

Suele suceder que de pronto se junta casi todo en el devenir de los días aciagos, donde hay más ruido que certeza, más ilusión que esperanza y posiblemente hasta más de lo mismo en la mediocridad de esa existencia inútil, sin rumbo.
Hay quien asegura que hay que aprender a perder. Considero que nadie, absolutamente nadie se conforma con la derrota, así sea una partida de ajedrez entre padre e hijo; me sucedió el domingo pasado.
Dormimos poco en los años recientes, menos aún en los meses últimos, y no por estarle dando vueltas a varios temas en el futuro inmediato, y ese desenlace que esperamos no sea brusco, ríspido, en la fatalidad de quien pierde.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES
error: Content is protected !!