Loading

Siempre hay otros: Callar sin despedirse

Un día sin reír es un día perdido.
Charles Chaplin

Cada vez tenemos menos dudas, menos angustias, porque reconocemos el camino de esa maldad que se disfraza de bondad, de quienes en la ingenuidad retratan su algarabía y acompañan la prisa de los desencantos.
Los domingos suelen ser días únicos, especiales, lo son los fines de semana partiendo desde el viernes por la tarde. Son dos noches donde quizá se duerme más, pero también se convive más con la familia, y se elucubra mucho más.

Más información en la versión impresa…

  • OPINIONES

Historia Previa

Les hace ruido

Historia Siguiente

Barandilla: Todo el poder del dinero
error: Content is protected !!