Loading

Persecuciones históricas

Por: Carlos J. Sierra B.

En la investigación histórica, no solamente se menciona la imaginación, sino el talento histórico y el ángel de la persecución documental. Guiado por el interés de los hombres que participaron en la Revolución Mexicana nacidos en Campeche, son varios los que pusieron la energía de sus vidas en busca del cambio político. Dicho escenario tuvo como protagonistas a señores de estatura pública como Rafael Zubarán y Herminio Pérez Abreu. De ambos llevo 45 años localizando sus participaciones a partir de 1910 a 1930, 20 años en el desnudo de la vida o la muerte, donde dos millones de mexicanos perdieron la existencia o se inmolaron en el exilio.
De Zubarán pude publicar más o menos un libro que da cuenta de su presencia política con Madero, Carranza, Obregón y De la Huerta. De Herminio Pérez Abreu también conseguí que el Gobierno de Campeche publicara un breve opúsculo, pero todavía hacen falta elementos que, según su nieto Rafael Pérez Gay, escritor con prestigio, ha referido que los documentos de don Herminio fueron a la hoguera para no comprometer a sus correligionarios.
Con Pérez Abreu me he tardado más de cuatro décadas acercarme a su vida, agitada y breve.
Hoy en día, su nieto escritor Rafael Pérez Gay acaba de publicar en septiembre de 2018 un libro bajo el pie editorial de Seix Barral y que se titula “Perseguir la noche”, en el cual encontramos algunos datos más que debemos conocer sobre el personaje nacido en Palizada y hundido en el entramado de los revolucionarios campechanos.
Amigo y colaborador de Rafael Zubarán, cuando este organizó el Partido Liberal Constitucionalista, el fue secretario de ese grupo. Aparte de su labor en el Congreso de la Unión, fue presidente municipal de la Ciudad de México en 1921 y un ejecutor del proyecto fraccionador de las Lomas de Chapultepec, para gentes de buenos recursos económicos; esa colonia se conoció en aquel entonces como Chapultepec Heights; proyecto en el que también participaron inversionistas norteamericanos.
De esta obra “Perseguir la noche”, Rafael Pérez Gay tiene acertada imaginación respecto a una capital que ya se nos fue y hace memoriales del periodista Francisco Zarco, como de los modernistas del siglo XX.
Incorpora conceptos recordando a Susan Santang: “… Al nacer nos entregan dos pasaportes, uno para la vida, otro para la eternidad. Tarde o temprano usaremos el segundo, un pasaporte negro para cruzar la noche del dolor y los pasillos en la casa de la eternidad”.
Bueno, finalmente diremos que la persecución histórica, en mi lance circunstancial, en que es preciso leer, leer y leeeer para encontrar un dato, una cita que hace la luz.

error: Content is protected !!