Loading

Ciudad Patrimonio

Por Teresita Dúran Vela

La ciudad está de fiesta. Sus puertas se abrieron para albergar a creadores, artistas, visitantes, nativos, residentes e invitados, para que en su honor, celebremos el XX aniversario de haber sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, alta distinción en el orbe, otorgado por la UNESCO.
En calles y edificios antiguos, perduran huellas imborrables de otras centurias. Las paredes de iglesias, conventos y casonas, clandestinamente conservan secretos y recuerdos. En los barrios, reposa el hechizo de leyendas, historias familiares, profunda nostalgia en adultos mayores de otras décadas; vestigios silenciosos de la época colonial, usos y costumbres vivas en hogares de actualidad. Sin duda, cada rincón tiene su encanto.
San Francisco de Campeche, ¡nuestra casa grande! Tierra legendaria de Can Pech, ciudad fortificada de episodios épicos y valerosos. El tiempo calló durante años, el compás del progreso; abandonada a las inclemencias del Dios Chaac, a días encendidos por k’iin y noches brillantes de Ixchel.
Vetustas paredes, enraizadas, agrietadas, resistiendo años de humedad y aislamiento. Atrios y zaguanes soportaron soledades… entre piedras y piedras, las huellas permanecieron, los ecos reposaron… Mentes visionarias y voluntades ciudadanas intensificaron acciones y gestiones, guiadas por el liderazgo del entonces gobernador, Lic. Antonio González Curi. Una vez presentado el compendio de documentos, proyectos y compromisos, en ceremonia protocolaria, en diciembre de 1999 fue entregado el documento oficial que la distingue como Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Desde entones, el centro histórico de la capital campechana, se revistió con nuevo traje. El reconocimiento a su valor histórico, arquitectónico y urbanístico. Una ciudad bañada por la serenidad de la bahía, atacada por europeos durante los siglos XVII y XVIII, protegida por una fortificación militar en forma de pentágono y con casas de estilos: español y caribeño, se convirtió en un mosaico singular, de belleza arquitectónica y riqueza cultural.

Celebremos Campeche

El color de las fachadas y paredes, regala un paisaje multicolor, fresco, llamativo; una imagen decorativa. Late el corazón de la ciudad.
Sobresale la blancura de espigadas torres de catedral, por las noches, impresiona; el kiosco oculta el gorjear de palomas, calzadas augustas, frondas añosas e inquietas siguen embelesadas con el azul del cielo. Continúa siendo atractivo paisaje que mira su pasado para hacerlo presente; edifica incansablemente su progreso milenario.
Pasarán los años, la ciudad amurallada continuará irradiando su hermosura, esmaltando de misticismo sus otoños, de esperanza sus auroras, sin perder la fe en el ocaso.
Veinte años se dice fácil pero no es así como parece. Trámites, reuniones, acuerdos, creación del Patronato, proyectos e inversiones, un conjunto de acciones y retos para conservar el legado de siglos pasados.

Festival del Centro Histórico

Diciembre luce espectacular, ¡vaya manera de celebrar a la Ciudad Patrimonio! Prendidas tardes marinas, lejanías doradas sobre aguas azulosas, cubiertas por el cielo, es la gloria misma de la vida.
Expresiones artísticas en teatros, plazas y recintos públicos son parte de la celebración. Espectáculos gratuitos y de calidad, compañías, creadores nacionales y artistas de países invitados como Italia, España, Canadá, se dan cita para encontrarse con visitantes y público campechano.
Como cada año, la Secretaría de Cultura del estado, engalana frescas noches decembrinas con el tradicional Festival y Concierto navideño. ¡Disfrutemos el esplendor del centro histórico! ¡Ven y vive la fiesta de la ciudad!