Loading

El Museo de Champotón

Por Enrique Ortiz Lanz

En respuesta a una iniciativa de los pobladores del Municipio, en el corazón de Champotón, a un lado del Palacio Municipal, el Gobierno del Estado de Campeche ha construido un museo que responde a diversas características que lo posicionan como un lugar novedoso para el conocimiento y disfrute de el pasado y presente champotonero.
Con 185 metros cuadrados de salas de exposición permanente y una sala de exhibiciones temporales, servicios como mirador y cafetería, tienda y oficinas, además de servicios sanitarios, es un espacio privilegiado para la educación de los niños y jóvenes, la visita familiar y un sitio fundamental de difusión para el turismo cultural.
El museo se articula en torno a los diversos tipos de patrimonio que caracterizan esta rica región: inicia con el patrimonio natural, espacio en que se hace énfasis en la importancia del agua y cómo Champotón no ha estado splo vinculado al mar -con el cual tiene una estrecha relación- sino que también posee el primer río de las regiones centro y norte de la Península, hecho que le otorga grandes ventajas. Además, la región cuenta con agua subterránea, a la que se accede por pozos y cuevas y una gran variedad de suelos, que han motivado que sea en este municipio donde desde los primeros tiempos de la conquista se cultivasen plantas como la caña de azúcar y el arroz.
Por medio de dioramas los jóvenes, niños y visitantes entran en contacto con suelos como el yakax y el ka’kab, en los cuales la milpa progresa; el ya’x jom, en el cual la caña abunda; el ak’alche’ en el cual el arroz encuentra la humedad necesaria o se habla de espacios de conservación como los petenes. Además, se explica la importancia de otros nichos ecológicos, como la rica plataforma marina que hace frente al municipio; sus playas en las cuales desovan y crecen numerosas aves y tortugas o los manglares, en los cuales la biodiversidad progresa y se produce una gran cantidad de oxígeno.
El patrimonio arqueológico del municipio no ha sido todavía explorado como es debido, pero en el museo se muestran los avances que existen en investigaciones como aquella realizada por la Universidad Autónoma de Campeche y en la sala correspondiente se exhiben por primera vez piezas importantes encontradas durante las temporadas realizadas por el Dr. William Folan y su equipo. Gracias a ellos sabemos actualmente que Champotón fue un activo puerto comercial y recinto religioso de primera importancia, escala obligada en el comercio entre la costa del Golfo de México y la costa caribeña de Centroamérica. De hecho, el puerto fue el sitio de mayor tamaño de la actual costa campechana, con cerca de treinta mil habitantes, una importante ciudad ya que la ciudad maya de Kampech apenas llegaba probablemente a la mitad de esa población.
En este espacio dos dioramas dan cuenta de un hecho histórico fundamental, la victoria sobre la primera expedición de exploración española en el actual territorio mexicano a cargo de Francisco Hernández de Córdova y la tenaz resistencia del gobernante maya del puerto, del cual desconocemos su nombre pero que las fuentes históricas citan como Moch Couoh, en maya Kowoj, un hombre que probablemente tenía alguna discapacidad física que hizo fuese conocido con el apelativo de Moch, el “mocho”, pero que demostró una gran entereza y coraje en la defensa de su territorio. La representación de este personaje que puede ser vista en la sala lo muestra con esa fuerza que lo caracterizó.
En la planta alta, el patrimonio histórico de la región es narrado: desde la gran crisis poblacional que se vivió por las epidemias introducidas con la llegada europea, en la que murió cerca del 85% de la población maya, a cómo Champotón fue entregada para ser encomienda de Francisco de Montejo el Adelantado, hasta 1549. Además, dos pequeños dioramas dan cuenta de sucesos ya olvidados en la historia local, como el ataque del pirata inglés William Jackson y su sacrílega actuación en la parroquia católica de la población y la construcción del reducto de San Antonio, que desde inicios del siglo XVIII ha sido un sitio destacado en la tradición local. Diversos objetos históricos ayudan a mantener el interés de los visitantes, piezas adquiridas especialmente para completar el discurso del museo.
En otras partes de las salas, los visitantes pueden conocer temas tan interesantes como las haciendas del municipio, la participación de Champotón en la construcción del Estado de Campeche y las ocupaciones y conflictos en que se vio envuelta la población, como el desalojo de los primeros invasores franceses que trataban de imponer el fallido imperio de Maximiliano.
En otros espacios, el patrimonio material y aquel intangible encuentran espacio; por medio de dos videos que cómodamente pueden ser vistos sentados, los usuarios pueden ir de las tradiciones de las vírgenes de Hool y Chuiná a las leyendas o la música del danzón.
El guion fue construido en colaboración con varios expertos, como José E. Ortiz Lanz, Tomás Arnábar y José Alcocer Bernés. Además, fue fundamental el apoyo del Centro INAH Campeche, la Universidad Autónoma de Campeche y la destacada participación local de la Asociación Civil Chakanputún.
Para completar la aproximación didáctica, todos los textos del museo son descargables a los teléfonos de los usuarios por medio de los códigos QR, por lo que los jóvenes no tienen más que copiar la información, se la pueden llevar de una manera cómoda y aprovechar para disfrutar la experiencia de un verdadero paseo por la historia de un municipio rico y variado.