Loading

La inicua esperanza del encierro

Por Reynaldo J. Reyes Viana

Primera de dos partes

Tu mirada me dice ven, pero esos ojos que hablan se comportan cual amigos íntimos confabulados para dar una lección de amor o desamor según sea el caso. Todavía se recuerda como si fuera ayer cuando el joven que cayó ante los irremediables guiños de esos embrujados ojos que hablan sin pronunciar palabra. Fue visto salir de sus clases aquella tarde de primavera. Se le vio con la alegría de aquel matador que sabe hará una faena, que merece rabos, orejas y salida en hombros.
La ciudad quedó conmocionada ante la noticia de la desaparición del joven, prototipo del hijo que cualquiera quisiera tener. La gente de los barrios salió en su búsqueda y hasta hoy no han dado con su paradero. Los visitantes al enterarse de esta tragedia en su lugar de origen, cuando visitan la ciudad, sus ojos de buscar algo que identifique la desaparición del joven, que pareciera que la tierra se lo tragó, pero ésta jamás haría algo de esa magnitud.
La gente piensa que si tiene vida porque en los expedientes electorales aparece que ha cumplido con su deber de ciudadano, las preguntas son ¿Por qué no se deja ver? ¿Qué partido lo tiene secuestrado para utilizarlo nada más para emitir el sufragio? ¿Habrá gente de esa calaña en algún partido para realizar semejante acción totalmente reprobable por muchos? ¿Quién de los políticos mapacheros filtró que sólo vienes a votar en elecciones? ¿No se darán cuenta que eso causa mayor aflicción en los familiares porque no se puede cobrar el seguro de vida que acababas de contratar porque no pueden emitir un acta de defunción? ¿Cuál sería tu estatus porque se sabe que vives, por el sufragio que haces cada que hay elecciones, pero en realidad no se te ve ni se sabe si alguien te ha visto?
Quien te bautizó poemáticamente no se equivocó (dicen que fue mi maestro Salomón Barrancos Aguilar ¿Cómo es que no cayó ante el mágico embrujo de tus encantos? Mira esta encantadora obra de arte literario que nos legó: /Yo siento una pasión arrobadora//cuando miro tu paso majestuoso//por la infinita gracia que atesora//el mármol de tu cuerpo milagroso.//Y eres mujer, escultura viviente//que llevas en tus curvas voluptuosas//fantásticos andares de serpiente//que se arrastran entre pétalos y rosas./ Después de recordar y rememorar este INTERLUDIO que te desviste y pone ante los ojos de los lectores. Viene a la mente lo que hiciste con el amigo Chaflán quien a quince días de matrimoniarse, te vio y tu mágica mirada embrujada que siempre dice ven, te siguió y apareció a los dos meses y los tres cochinos, nueve pavos, doce gallinas, sesenta y nueve cartones de cerveza, cuarenta y siete cajas de refresco y cuarenta y cinco cajas de wiski, todo se acabó en la fiesta de bodas porque había confianza en que Chaflán no se fue por gusto, sabían de su profundo amor por su novia, así que se dio por válida la fiesta aunque no la haya disfrutado, eso sí, no hay documento que avale la fiesta, ni religioso porque es un caso insólito ni civil porque no admitió la oficial del registro civil que alguien firmara, presentando carta poder.
Tu mágica y embrujada belleza casi destruye otro hogar porque lo que expuso el desaparecido Chaflán, al principio como que no era fácil de creer, hasta que llegaron más versiones de tu manera de actuar por estos lares; como sea las heridas de amor ya sanaron y el amigo Chaflán posee una hermosa familia.

Continuará…

Historia Previa

Bulgaria