Loading

Un tembloroso Renato niega influyentismo

Sudoroso y con los labios temblorosos, el fiscal general del Estado, Renato Sales Heredia, fue muy parco al responder respecto a las declaraciones que preparaba tanto administrativamente como legal el nombramiento a Arturo Bravo Muñoz, y negó todo tipo de influyentismo para entregar los cargos en esta dependencia.

Sales Heredia no quiso responder a lo que el padre de Arturo Bravo Muñoz señaló de que en la Fiscalía General del Estado se alistaban para darle el nombramiento de éste y rechazó los cuestionamientos
de Ricardo Medina Farfán de que estarían incurriendo en malversación de fondos con el
pago de subsecretario o vicefscal a una persona que tiene nombramiento de director.

“No inventé nada, ya estaba el cargo”, dijo Sales Heredia, en contradicción a lo que aseveró en días pasados en una conferencia de prensa, de que el cargo se creó apenas en este
mes. “No es que nosotros inventáramos o cambiáramos o como algunos medios manejaron, reculáramos, no esa plaza ya existía y hay otras plazas así en la institución”.

Rechazó que se pretendían cambiar las leyes para que el hijo de Marcela Muñoz pueda
ser designado como vicefscal sin ningún impedimento legal, aunque por el momento, tras el escándalo que inició el padre de éste, Arturo Bravo Esquerra, será la gobernadora Layda Sansores, quien decida finalmente si le dará ese puesto.

Sales Heredia dijo que no ha escuchado ni ha visto los señalamientos de Bravo Esquerra. “No escuché, la verdad, lo que dijo Arturo Bravo Esquerra”.

“El diputado Ricardo Medina comentó que habíamos hecho una especie de trampa,
pero en la documentación que les proporcioné está desde el 22 de octubre el alta, la plaza ya existía desde hace tiempo en ese mismo rango de 3.3”.