Loading

Campesinos de 40 comunidades exponen carencias

Campesinos de alrededor de 40 comunidades del Municipio de Candelaria regresaron a Palacio de Gobierno para exponer las carencias que enfrentan desde hace más de 20 años, sobre todo de caminos de acceso, carreteras y calles, desabasto de agua potable, y el problema de abigeato, además, de pedir el apoyo de la gobernadora Layda Elena Sansores Sanromán.

En medio del hermetismo, los colonos intentaron infructuosamente ingresar, asegurando que tenían una audiencia con el secretario general de Gobierno, Aníbal Ostoa Ortega, y fueron enviados a la sede estatal del partido MORENA, donde les prometieron que serían atendidos.

No obstante, los hombres de campo marcharon hacia al Congreso del Estado, de donde también fueron retachados.

A pesar de que se negaron a dar declaraciones, se supo que provenían de localidades de la zona sur del Estado, y que ya habían acudido a la sede del Poder Ejecutivo a denunciar los rezagos en materia de infraestructura que padecen, y pedir que se reparen y construyan caminos de acceso.

Además de que se les garantice el suministro de agua potable para que puedan realizar sus actividades productivas y comercializar sus productos.

Los quejos, oriundos de los ejidos Miguel de la Madrid, El Pañuelo, La Peregrina, La Ilusión, entre otros, habían reprochado también la falta de acciones de vivienda, y condenaron, hasta el término de la anterior administración estatal, que no les habían resuelto sus demandas, pese a que por más de dos décadas han sufrido muchas carencias.

También, expusieron que la ganadería y la agricultura, actividades de las que dependen entre 400 y 700 habitantes por cada una de las localidades candelarenses, está en el olvido; y repudiaron que tienen problemas por el abigeato, ante la poca vigilancia en esa zona de la geografía estatal.

Sin abundar en sus peticiones, los campesinos dijeron que solo quieren dialogar con las autoridades estatales, a fin de que se dé continuidad a las gestiones que realizaron, de las cuales evadieron hablar.