Loading

Es un exceso utilizar toda la fuerza del Estado contra Loret.

Usar toda la fuerza del Gobierno Federal para intimidar, espiar e investigar a los adversarios, principalmente a los periodistas, es un exceso con aires dictatoriales del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien al sentirse acorralado, pierde la prudencia y reacciona en contra la prensa, en un claro ataque a la libertad de expresión y al periodismo, coincidieron los diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ricardo Medina Farfán y de Acción Nacional (PAN), Pedro Cámara Castillo.

Tras lamentar que México es el país más peligroso para ejercer el periodismo, en un Gobierno que se dice ser de izquierda donde los derechos y libertades deben ser prioritarios, los legisladores coincidieron que hoy el presidente de la República y su Cuarta Transformación demuestran que es pura demagogia sus postulador y dan señales de nerviosismo en lo que viene para el 2024.

Medina Farfán opinó que el presidente López Obrador con los ataques a Loret de Mola, muestra su carácter autoritario. No solamente no ha podido explicar ni responder por los hechos de tráfico de influencias, en los que se involucra a su hijo, también ha generado una serie de embates y señalamientos con información tergiversada.

“El presidente violó los derechos que garantizan a los ciudadanos y a los periodistas la confidencialidad y secrecía. Hace uso de todos sus poderes como autoridad para atacar a una persona, y evidencia que no tiene mejores argumentos para poder defenderse”.

Esto echa al traste –dijo- sus poses de honestidad, austeridad y cero corrupción. Descubre el verdadero rostro del Gobierno de Andrés Manuel, de autoritarismo, simulación y nulo respeto a la Ley.

Por su parte, Cámara Castillo indicó que es un tema complicado cuando se trata de la investidura presidencial manoseada con un tinte dictatorial y es preocupante cuando toda la fuerza del Estado se usa para embestir a la libertad de prensa “como se observa claramente en el ataque al periodista Carlos Loret de Mola, por parte de López Obrador, por exhibir una situación delicada relacionada con el hijo del presidente y su estilo de vida”.