Loading

Toman supuestos morenistas sede del PRI estatal

Orquestados y financiados por MORENA, un grupo de personas tomaron ayer las instalaciones de la sede estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde pernoctarán hasta el domingo cuando se realice la votación de la iniciativa de la Reforma Eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador, y calificaron a los diputados federales priistas Pablo Angulo Briceño, Pedro Armentía López y Alejandro Moreno Cárdenas de “traidores a la patria”.

Poco después del mediodía, habitantes de la invasión Ampliación Sinaí, encabezados por pseudolíderes llegaron a las instalaciones del PRI, que se encontraban vacías por los días de asueto de Semana Santa y se plantaron a las afueras y después de varias horas arribó la diputada local por MORENA, Elisa Hernández Romero.

Iban preparados con pancartas y lonas impresas. Una con la foto del dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, con la frase “Alito traidor”; otra del diputado federal, Pablo Angulo Briceño de “No vendas la patria” y unas más con la imagen de Armentía López, que decía “No vendas a la patria, no entregues el litio. La electricidad es de los mexicanos”.

Los manifestantes instalaron un toldo con el propósito de pasar los siguientes días hasta el domingo, cuando se someta al pleno el dictamen de la Reforma Eléctrica del Gobierno Federal y amenazaron con incendiar este edificio construido por el ex gobernador Carlos Sansores Pérez, padre de la actual gobernadora Layda Sansores.

Joaquín Alonso González, uno de los que lideraba a la gente de la invasión Sinaí, no conocía el motivo de la manifestación, pues ni siquiera se sabía los nombres de los personajes que señalaban como “traidores a la patria”. Negó que esté financiado por MORENA, aunque dijo ser simpatizante de Movimiento Ciudadano (MOCI).

“Alejandro Moreno, este Angulo y el otro no veo su nombre bien, que se hagan bien las cosas de lo que es la Reforma Energética, que voten a favor, no en contra. Ya lo hizo una vez Alejandro, dejó tirado la gubernatura, es una traición al pueblo y él, como piensa llegar a la Presidencia de la República, lo volvería hacer” (?).

Elementos de la PEP sirvieron como personal de vigilancia de los protestantes, a quienes resguardaron cuando colocaron pendones en los postes de alumbrado público del camellón central de la avenida Circuito Baluartes.

Por su parte, la diputada local por MORENA, Hernández Romero, aseguró que “todos estamos unidos en contra del dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, porque no podemos permitir que una vez más haga de las suyas”.

“Nos manifestamos aquí en el PRI; es una manera de hacerles ver a los militantes del PRI, que aquí los estamos observando. Estamos conscientes de lo que está pasando, la historia no les va perdonar esta traición y no van a tener cara para regresar a esta tierra, sabiendo que vendieron el futuro de nuestros hijos”.

La legisladora guinda olvidó dar temas fundamentales: que su abuelo don Benjamín Romero Esquivel fue uno de los gobernantes de la “dictadura” de 80 años del PRI y que el restaurante familiar fue amplia y satisfactoriamente beneficiado por los gobernantes priistas desde la época de Abelardo Carrillo Zavala.

La memoria es flaca cuando así conviene.