Loading

Alumnos preferían clases en línea, pero aprenden más en presenciales

ESCÁRCEGA – Aunque los pequeñines ansiaban con regresar a la escuela para estar con sus compañeros y aprovechar el tiempo que no pudieron jugar y platicar por la cancelación de clases presenciales por la pandemia del Covid-19, prefieren recibir sus clases en línea, pero a la vez reconoce que se aprende más con la presencia del maestro.

Estudiantes de primaria coincidieron que les gustó el haber regresado a clases para encontrarse de nuevo con sus amiguitos para jugar, platicar, hacer tarea en equipo y escuchar las clases de los maestros.

Sin embargo, prefieren las clases en línea, ya que de esta manera están en su casa al cuidado de su mamá, conviven más con sus hermanitos viendo televisión y jugar.

 

Dzitbalché – En el Municipio de Dzitbalché, los alumnos de las diferentes escuelas prefieren las clases en línea, para estar mayor tiempo en los videojuegos.

Los alumnos de la escuela primaria “Ángel Castillo Lanz” del turno matutino mencionaron que les dio mucho miedo el COVID-19, ya que vieron en las redes sociales y televisión que muchas personas fallecían en los hospitales y las calles a consecuencia de este virus, sin embargo, ellos se mantuvieron en sus casas haciendo caso a las indicaciones de las autoridades,

 

Candelaria – Niños candelarenses dijeron preferir las clases presenciales que permanecer en sus casas con clases en línea, ya que, aparte de poder convivir y jugar con sus compañeros e interactuar con sus maestros, aprenden mejor y sus tareas pueden realizarlas, sin que se les acumulen.

Señalaron que lo que más les gustó del retorno a clases presenciales, luego de dos años de permanecer tomando clases a distancia, es poder convivir y jugar con sus amigos a la hora de recreo.

Los niños dijeron no extrañar las tabletas o celulares, pues es mejor tomar clases con sus maestros directamente e indicaron que durante la pandemia, padecieron de gripa y tos.

 

Hecelchakán – El Día del Niño, que se celebra hoy, es esperado por todos los pequeños, después de estar encerrados por dos años, su vida social y escolar se modificaron para poder seguir sin problemas cuidándose de la pandemia.

Niños comentaron que están contentos de ir a la escuela, ya que pueden convivir y jugar con sus demás compañeros, confirmaron que no es lo mismo tomar las clases presenciales que por una computadora, ahora juegan y se divierten en educación física participan, afirmaron que es mucho mejor estar enfrente de la maestra.