Loading

Baja cultivo de calabaza chihua ante la escasez de lluvias: Marcelino Mis

Este año las comunidades mayas sembraron un 40 por ciento menos de calabaza chihua ante la escasez de lluvias y el temor de perder sus cultivos, declaró Marcelino Mis Uc, presidente de la Unión de los Pueblos Indígenas Mayas, precisando que mientras el año pasado se cultivaron mil hectáreas, esta vez fueron 600.

Otro problema con el que se enfrentará este año el campo es el alto costo de los fertilizantes, y como una opción para lograr la siembra se está utilizando fertilizantes orgánicos con apoyo de extensionistas de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario que ya trabaja conjuntamente con la Unión de los Pueblos Indígenas brindando asesoría técnica para hacer rendir los cultivos.

Los tiempos han cambiado para los campesinos que cultivan la tierra por temporadas, y es que este año no se cumplió con la creencia de que el 3 de mayo debía llover, al menos no en la zona norte del Estado, donde la primera mitad del quinto mes del año transcurre con una grave sequía que pone en riesgo las 600 hectáreas de chihua.

“Es preocupante porque sembramos la chihua y no germina y seguimos esperando la lluvia, de hecho el 3 de mayo es el día que nosotros tenemos contemplado para sembrar nuestra chihua para que se desarrolle pero no llovió y se corre el riesgo de que los roedores acaben con los cultivos”.

Agregó que la misma situación podría se podría padecer con la siembra de maíz, ya que de entrada se prevé escasez del grano, pues por la crisis económica muchos campesinos no tendrán recursos para invertir en fertilizantes y semillas, cuyos precios se duplicaron desde principios de año, y quienes logren cultivar lo harán en menor cantidad poniendo en riesgo la economía de las familias del campo que depende de esta actividad.