Loading

Sansores San Román no tolera la verdad: Martínez

“La gobernadora Layda Elena Sansores San Román no tolera la verdad, ni la crítica, es incongruente y  acusa a periodistas que somos calumniadores, cuando hemos documentado los actos de corrupción de su vocero, Walther David Patrón Bacab, y en respuesta nos demanda, y a eso se le llama persecución”, sostuvo Carlos Martínez Caamal, director de La Barra Noticias, al  responder a los señalamientos de la mandataria.

Recordó que exhibió los convenios que tuvo Walther Patrón  con la alcaldía Álvaro Obregón, en la Ciudad de México, donde apareció el nombre del sobrino de Layda Sansores, Gerardo Sánchez Sansores, que es realmente el dueño de la empresa donde surgió como gerente el vocero estatal.

La molestia de Layda Sansores —enfatizó—, es que se ha exhibido a su familia por todos los negocios turbios que hicieron en México, pero que además en Campeche, en el área de Comunicación Social, el que manda no es Walther Patrón, sino su sobrino Gerardo Sánchez Sansores. Es quien hace y deshace, apuntó.

También está enojada porque apareció el nombre de su sobrina América Azar Pérez, la esposa de Gerardo, a quien hemos mencionado reiteradamente como la secretaria de Finanzas de Alejandro Moreno Cárdenas, pero también hemos expuesto el tráfico de influencias, el nepotismo que prevalece en su administración, donde tiene enquistado a sus familiares, así como los parientes de sus funcionarios de primer nivel.

Puso como ejemplo al fiscal general del Estado, Renato Sales Heredia, cuyo hermano Raúl es director de Televisión y Radio de Campeche (TRC), así como el de la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, la guanajuatense Marcela Muñoz Martínez, que trajo a toda su parentela. Que no mienta a los campechanos, que no trate de engañarlos diciendo que somos calumniadores, cuando todo lo publicado está documentado y probado.

Lo que está haciendo Layda Sansores —denunció—, es poner demandar para atemorizar a los medios que la exhiban. Hay una campaña de persecución de su Gobierno, que ordenó junto con su sobrino Gerardo, para tratar de amedrentarnos y callarnos, pero no lo logrará, porque para empezar ella tendrá que comprobar que nos pagan para supuestamente difamarla y calumniarla.

Que lo compruebe, y que no se le olvide a Layda que también tenemos derechos. Si bien ella es la gobernadora y hoy detenta el poder, mañana se le acabará. Nosotros como comunicadores y ciudadanos tenemos el derecho también de demandarla, porque nos está acusando sin probar nada. Cosa contraria a la que ha realizado TRIBUNA y un servidor, que hemos probado todo lo publicado, y ahí están las constancias en los medios informativos.

Calificó de totalmente falso su dicho de que el Gobierno de Layda Sansores no ha lastimado a ningún periodista en Campeche. En este momento, en mi contra, hay acoso y vigilancia de la policía. Por cualquier cosa me detienen en mi vehículo, me amenazan, amedrentan y sin duda hay persecución contra todos aquellos que no se hinquen, y que no le besen las manos a Layda.

Layda está mal de la cabeza si cree que con demandas nos callará. No silenciará a todos los campechanos que ven su Gobierno desordenado, de cabeza, de lo que están cansados, pues sólo ha sido de ridículos, shows, viajes y excesos.

Los campechanos conocen la trayectoria de TRIBUNA y de Carlos Martínez, y saben que siempre hemos estado haciendo un periodismo en favor del ciudadano, que es el exhibir todo lo que dijo Layda que combatiría y que hoy realiza con mayor descaro, cinismo, y lamentablemente persiguiendo a los que en algún momento ella distinguió y defendió, concluyó.