Loading

Acosa y persigue edil Lazarus a ambulantes

A SUS AMIGOS LES PERMITE CONSTRUIR PUESTOS EN BANQUETAS SIN MOLESTARLOS

Como lo hiciera durante su primera administración al frente de la Comuna, en el trienio 2015-2018, el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus volvió a arremeter contra los comerciantes, fijos, semifijos y ambulantes, con procesos de extorsión e intimidación, en un continuo acoso y persecución.

Afectados que solicitaron el anonimato por temor a que la actual administración intensifique el acoso en su contra, como negarles permisos para que trabajen y ganen el sustento de sus familias, dieron a conocer que personal del Ayuntamiento pegó citatorios en algunos puestos instalados en las inmediaciones del panteón Colonia y en la colonia Obrera, donde amenazan a los propietarios con incautar sus unidades.

“Esta situación ya la vivimos en el trienio 2015-2018, cuando Gutiérrez Lazarus llegó la Presidencia Municipal bajo las siglas del PAN. Hoy de nueva cuenta hace lo mismo, arremete contra los más pobres, mientras a sus amigos les permite construir puestos en banquetas sin molestarlos”.

Temerosos, precisaron que el munícipe intimida, extorsiona y amenaza, a través de la Coordinación de Regulación Comercial y Reglamentaria, que sustituyó a la Coordinación de Gobernación pese a su promesa de campaña de desaparecerla.

“Muchos de nosotros siempre advertimos que Gutiérrez Lazarus es enemigo de los comerciantes, pero confiamos que bajo las siglas de Morena las cosas cambiarían y terminarían el acoso y la persecución, pero no es así, y ahora es más agresivo que en su administración anterior”.

El edil mantiene doble lenguaje, pues por un lado promueve los tianguis y el Paseo Juárez, donde sus incondicionales comercializan diversos productos, mientras al resto de la población, que votó por Morena y trabaja para ganar el sustento de sus familias, lo extorsiona y amenaza.

“Estamos ante un Gobierno insensible, intolerante, soberbio y autoritario, donde lo más importante es el dinero, de ahí su política recaudatoria, pero esto no se refleja con obras y mejores servicios, por eso las pocas calles parchadas quedan rotas en poco tiempo, y en el caso de agua potable el servicio es más deficiente que antes”.