Loading

CAMPECHANOS VIVEN OFERTAS DEL BUEN FIN

Mientras las franquicias nacionales y extranjeras continuaron incurriendo en publicidad engañosa o falsa

Mientras las franquicias nacionales y extranjeras continuaron incurriendo en publicidad engañosa o falsa, por lo que se negaron a bajar los precios de sus artículos en esta semana de El Buen Fin, los comercios locales se esforzaron en atraer a los consumidores y disminuyeron las cotizaciones de varios productos.

En tanto, cautelosos, comparando precios y balances de gastos para el futuro cercano, los campechanos viven las ofertas diversas con descuentos que van desde el 70 por ciento en armazones de lentes, hasta el 15 en electrodomésticos, ropa y calzado.

Contrario a lo que se esperaba, las tiendas que participan en la edición 2022 de El Buen Fin no han sido atiborradas por los clientes; mismo escenario se aprecia en los restaurantes y todo comercio que se aventuró a ser parte de los descuentos a pesar de la difícil situación económica que enfrentan.

La franquicia que presume “ser parte de tu vida”, ubicada en la plaza más concurrida de la capital, no bajó los precios de ninguno de sus artículos, y varios consumidores desistieron de sus compras, pues una cosa es lo que se promovió en línea, y otra la que se cobraba en las cajas.

La diferencia era de varios miles de pesos, por ejemplo, en equipos de sonido. Lo mismo ocurrió con la empresa comercial que sólo vende productos a quienes cuentan con su tarjeta.

El Buen Fin 2022 inició el pasado viernes 18 y terminará el lunes 21 de noviembre, aprovechando el asueto nacional en conmemoración al aniversario del inicio de la Revolución Mexicana.

Los comercios del centro, aunque han visto incrementado el ingreso de potenciales clientes, no están reportando las ventas que tenían proyectadas.

“La gente entra al negocio, revisa la ropa, ve los precios, las ofertas que ahí tienen, y tras pasear el local se retira sin comprar nada, o sólo algunas piezas”, expresó Carmen Villa Centurión, propietaria de una tienda sobre la calle 53.

En los restaurantes la actividad es normal. Los comensales pudiera decirse que son los mismos, hay turistas nacionales y extranjeros que se ven beneficiados por los descuentos, pero la afluencia es similar.

Historia Siguiente

Desfile pasado por agua