Loading

NORMALIZAN DESAPARICIONES

Promedian 26 personas diariamente

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— En la actual crisis de desapariciones en México, organizaciones independientes de derechos humanos calculan que diariamente 26 personas son víctimas de este delito, fenómeno que se ha normalizado y para el cual no hay ningún plan de prevención por parte de la actual administración.

En cuatro años México ya alcanzó la cifra de 37 mil desapariciones de personas, mientras que en los primeros cuatro años de Enrique Peña Nieto fueron 15 mil.

“Este sexenio ya rompió el récord de desaparecidos de gobiernos anteriores porque no se ha querido mirar el fondo del por qué suceden las desapariciones”, advierte Michael Chamberlin, de la organización civil “Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia”.

Y es que a unas cuantas semanas de que concluya 2022, el número de desapariciones en territorio nacional suman 16 mil 644 personas, de las cuales ocho mil 447 continúan sin ser localizadas, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB).

Con esas cifras, 2022 quedó en la antesala de equiparar las de 2021, que cerró con ocho mil 820 personas de las que aún se desconoce su paradero.

De acuerdo con la CNB, 68.17% de las personas que desaparecieron este año y no han sido halladas, son hombres, mientras que 31.76% son mujeres.

La CNB revela que las entidades con el mayor número de personas desaparecidas este año que no han sido encontradas la encabezan Ciudad de México, con mil 213 casos; Estado de México, 907; Veracruz, 556; Nuevo León, 474, y Zacatecas, 403.

OTRO RÉCORD DEL SEXENIO

El activista Michael Chamberlin dice en entrevista que este sexenio ya rompió el récord de desaparecidos de gobiernos anteriores porque no se ha querido mirar el fondo de por qué suceden las desapariciones. “Una de las principales recomendaciones del Comité de Naciones Unidas sobre Desapariciones es generar un plan nacional de prevención”, enfatiza.

“Esto implicaría investigar y dar cuenta de la criminalidad que vive en la impunidad en este país, pero parece que nadie quiere que esto se sepa”, agrega.

Desde su óptica, “necesitamos empezar a contar las historias sobre qué es lo que pasa. Porque siempre hablamos de números, pero no conocemos las historias detrás de esto, y si no entendemos por qué se dan las desapariciones, cómo se dan, quién las comete, será muy difícil que como sociedad pensemos qué hacer para disminuir este delito”.