Loading

La guacamaya

Sin duda alguna, las aves llamaron la atención de los habitantes prehispánicos por la belleza de su plumaje, su figura estilizada, la sonoridad de su canto, el grácil vuelo, fuerza y al mismo tiempo delicadeza para ser representados en diferentes contextos, muchas veces asociadas a deidades, rituales y otros elementos de la naturaleza (De la Garza, 2001).
De la interacción del hombre con las aves (asociadas también con otros animales), se encuentran evidencias de ello en contextos arqueológicos, cerámica, esculturas, códices, murales, además de narraciones prehispánicas y contemporáneas en toda Mesoamérica.
En la vestimenta de la élite de la sociedad prehispánica adornada con plumas, principalmente los tocados, se refleja la importancia de las aves. Cabe destacar que algunas especies de aves desde hace mucho tiempo han llamado la atención, o han sido cotizadas por la brillantez y el colorido de sus plumas, ya que en algunas especies sobresalen sus tonalidades iridiscentes. Cajas, (2010)
Los habitantes prehispánicos mencionan una Deidad Ave Principal, en relación a esto, algunos autores entre ellos Taube, Cortez y Lowe, concuerdan de que se trata de Vucub Caquix (en idioma maya k’iche’) o Siete Guacamaya, el ave que de acuerdo al Popol Vuh, usurpó el papel del “Sol” y se magnificó a sí misma Coe, (1989). INAH

Deja un comentario